domingo, 15 de enero de 2012

House B2. 2001. Arquitecto Han Tümertekin.

Desde siempre, ya desde niños, nos resultan hermosas las cajas. Todas las cajas: las de madera, las de cartón grueso, las de tapa con bisagras, las de tapa suelta. . . . . 
Las guardábamos todas. Aquellas cajas de madera, de los cinturones o de las billeteras, eran como un tesoro para nosotros, con su pequeño cierre, sus pequeñas bisagras y el nombre de la marca estampado en la tapa.
Todavía hoy conservamos alguna de aquellas cajas, alguna de ellas utilizada como improvisado marco de fotos, tan improvisado que ya lleva más de veinte años cumpliendo esa misión.


La casa que hoy queremos mostraros es, para nosotros, una simple caja con unas celosías de cañas a modo de gran tapa.
 Es una casa para  fines de semana o visitas de verano de corta duración y los propietarios son dos hermanos turcos. 
El concepto de partida era más el de un refugio que el de una casa.




Los clientes querían ubicar la casa en la costa norte del mar Egeo, deseaban un lugar para la contemplación de la naturaleza, el aislamiento y la tranquilidad, alejado del ajetreo de Estambul, pero lo suficientemente cerca como para no tener que recorrer largas distancias.
El pueblo elegido fue Büykhüsun, cerca de Ayvacik (Turquía), un pequeña población de 450 habitantes, situado en la ladera sur de una montaña rocosa.





La casa se divide en dos niveles, el inferior se dedica a sala de estar y en el superior, se sitúan dos habitaciones. En el grueso muro norte, se ubican los baños y una minicocina empotrada, en tanto que las escaleras se colocan en el exterior y generan un espacio en nivel inferior, destinado a disfrutar de los días de verano, al tiempo que se forma una 
plataforma /terraza en el nivel de los dormitorios.












El sistema constructivo es muy sencillo, lo que facilitó la construcción de la edificación por gente de la zona y que, posteriormente, tuviese un mantenimiento casi nulo. Por este motivo, se opta por el hormigón sin ningún tratamiento posterior y por la piedra, material con fuerte presencia en el territorio.
El conjunto cobra vida con las celosías de cañas.





El jardín, en contraste con lo que suele ser habitual, es abierto y totalmente permeable, con unos pocos árboles frutales y nada más, por lo que su mantenimiento tampoco supone un gran problema. Los desniveles se salvan con aterrazados, que son los que realmente marcan los límites de la propiedad.


 






Al realizarse la entrada en la vivienda a través de la fachada norte, lo primero que se percibe al pasar el umbral son las espectaculares vistas hacia el sur: la rocosa ladera del pueblo y el mar en la lejanía.





































 Afortunadamente, todavía queda gente con talento que consigue que nos sigan entusiasmando las cajas.





Toda la información y fotografías que aparece en esta entrada proceden de los siguientes enlaces:


http://archnet.org/library/images/one-image.jsp?location_id=10050&image_id=83889

http://www.akdn.org/architecture/steering_committee.asp

http://www.arkiv.com.tr/m99-han-tumertekin.html

http://www.akdn.org/architecture/project.asp?id=2763


http://www.akdn.org/akaa_award9_awards_detail6.asp

http://www.cyberarchi.com/actus&dossiers/logement-individuel/index.php?dossier=69&article=3757





No hay comentarios:

Publicar un comentario